Internacionales

Ecuatoriana estrangula a sus tres hijos y luego se ahora en Connecticut

INTERNACIONAL.-Sonia Loja escribió a su esposo una carta de despedida, donde también ofreció disculpas por matar a sus hijos y luego suicidarse: “Lo siento, Pedro, me llevo a mis hijos”, dijo su prima sobre parte del contenido.

La mujer de 36 años había luchado durante mucho tiempo contra la depresión; había estado llorando durante días por el cierre de su negocio de cuidado de niños ilegal, según reportes de medios locales.

La tragedia causó conmoción en el Danbury, Connecticut, donde Loja tenía su guardería, la cual no tenía permisos de operación, por lo que tenía una investigación abierta en su contra.

El Daily Voice en Danburi indicó que la mujer de origen ecuatoriano fue citada recientemente dos veces por autoridades estatales, debido a su negocio de cuidado de niños, el cual es indispensable, reveló Maggie Adair, directora de relaciones gubernamentales y comunitarias.

El problema llevaba varias semanas, según Adair, ya que el miércoles 31 de mayo, la oficina recibió una queja anónima de que se estaba brindando cuidado infantil en la vivienda marcada con el número 10 de la calle Whaley.

El jueves 29 de junio las autoridades hicieron otra visita y descubrieron que Loja seguía operando la guardería, a pesar de que hacía un mes se le exigió lo contrario. Al siguiente día se confirmó que dejó de recibir niños.

La situación legal y la falta de ingresos pudieron ser una detonante para la señora Loja, quien decidió quitarse la vida y matar a sus hijos.

“Junior Panjon, de 12 años; Joselyn Panjon, de 10 años, y Jonael Panjon, de 5 años, fueron encontrados muertos por estrangulamiento por su madre, quien después se ahorcó”.

La escena del crimen fue hallada luego de que Pedro Panoja, el padre y esposo, quien llamó a la Policía de Danbury para solicitar ayuda, ya que había estado intentando contactar a su esposa, pero ella no le respondió, según un reporte de The New York Post.

“Me siento terrible”, dijo Panjon exhausto a The Post el viernes. “No había nada malo en cómo actuaba Sonia”.

El devastado padre vio a sus hijos en el suelo y en la cama, al parecer asesinados con cables eléctricos. La madre estaba colgada en el cobertizo del patio trasero.

Se afirma que tenía problemas de depresión, los cuales se agudizaron por las complicaciones legales al operar la guardería en forma ilegal.

“Entonces ella estaba llorando, estaba muy triste. Ella decía: ‘Necesito trabajar’, pero tenía tres hijos, así que quería trabajar desde casa. Ella quería quedarse y cuidar a sus hijos y a los otros niños”, dijo una prima.

El viernes 2 de junio, personal de la Oficina de Primera Infancia (OEC) visitó de sorpresa la casa de Loja, donde confirmó la denuncia anónima.

“Personal de la OEC visitó el domicilio y comprobó que la señora Loja estaba brindando cuidados ilegales”, dijo Adair.

Debido a ello, la ecuatoriana recibió un Aviso sobre la operación ilegal de su centro de cuidado infantil y fue ordenada de terminar con esa labor, así que el martes 6 de junio personal de OEC realizó otra visita para verificar el cese.

Ese día, Loja afirmó que los niños que estaban en su casa eran parientes.

“Se siguieron pasos de investigación adicionales en un esfuerzo por verificar si los niños eran parientes”, indicó Adair.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: