Mitología

Galatea: La esposa ideal

Por Yari Tapia

En ocasiones­ hemos escuchado a algunas personas decir que quieren a su lado al ser ideal para formar un matrimonio. Sin embargo no es un secreto para nadie que la pareja ideal no existe, nosotros mismos somos quienes la idealizamos a nuestro gusto e interés.

Según cuenta la mitología griega, Pigmalión, rey de Chipre, si pudo conseguir a la esposa ideal. Se llamaba Galatea, una mujer hermosa, la más hermosa en ese tiempo.

Pigmalión buscó durante muchísimo tiempo a una mujer con la cual casarse. Pero esta debía tener una cualidad especifica: debía ser la mujer perfecta. Tanto tiempo estuvo frustrado en su búsqueda, que decidió no casarse y dedicar su tiempo a crear esculturas preciosas para compensar la ausencia.

Entre tantas esculturas surgió Galatea. Era tan bella que Pigmalión se enamoró de la estatua.

A través de la intervención de Afrodita, la diosa de la belleza, la sensualidad y el amor, Pigmalión soñó que Galatea cobraba vida. Pigmalión se dirigió a la estatua y, al tocarla, le pareció que estaba caliente, que el marfil se ablandaba y que, deponiendo su dureza, se ablanda a los rayos del sol y se dejaba manejar con los dedos, tomando varias figuras y haciéndose más dócil y blanda con el manejo.

En el sueño, al percatarse de esto, Pigmalión se llenó de un gran gozo mezclado de temor, creyendo que se engañaba. Volvió a tocar la estatua otra vez y se cercioró de que era un cuerpo flexible y que las venas daban sus pulsaciones al explorarlas con los dedos.

Al despertar, Pigmalión se encontró con Afrodita, y esta, conmovida por el deseo del rey, le dijo: «mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal». Esta fue la forma como Galatea se convirtió en humana.

Así fue como Galatea, la estatua preferida de Pigmalión, se convirtió en la esposa ideal.

Esto nos corrobora que la pareja ideal no existe, solo se idealiza.

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba