Opinión

Opinión || ¿Gobierno de élites y empresarios?

Por Glenn Davis

Los funcionarios del más alto nivel del gobierno que encabeza el Presidente Luis Abinader están vinculados en más de un 47 por ciento al quehacer empresarial como ejecutivos, accionistas o socios en diversas actividades lucrativas del sector privado.

Así lo establece un análisis detallado en el que se tomaron 53 muestras de los principales funcionarios del gobierno, entre los que figuran el propio presidente Abinader y la vicepresidenta Raquel Peña.

Conforme el referido análisis, el mandatario es accionista en seis empresas, con una inversión en conjunto de 3 mil 578 millones 227 mil 780 pesos con 20 centavos; la vicemandataria, por su parte, tiene acciones en ocho empresas, con un inversión total de 50 millones 705 mil pesos.

El resultado del análisis de las muestras, hecho sobre la base de lo dicho por los propios funcionarios en su declaración jurada de patrimonio, desmiente al ministro de la Presidencia, Lisandro Macarrulla, quien al negar que el denominado gobierno del cambio sea un gobierno de élite, expresó que la actual administración es la que ha tenido menos funcionarios vinculados a actividades empresariales en los últimos años.

El propio Macarrulla declaró que tiene 362,598 acciones de la empresa Condi, SRL, por valor de 213 millones 142 mil 112 pesos, y figura como miembro del consejo administrativo de Domicen.

Aunque esto no aparece en su declaración jurada de patrimonio, dirige junto a parte de su familia el Grupo Mac, holding de empresas e inversiones multinacionales. Esta empresa cubre una amplia gama de sectores, entre los que se destacan industria y puerto, inmobiliaria, turismo e ingeniería.

Otro alto funcionario vinculado al quehacer empresarial es el secretario administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, quien declaró tener acciones en dos empresas: JP Vigilantes y Seguridad, SRL, y Belcreek Overseas, S. A. (Panamá).

En el estudio aparecen en lugar destacado por la elevada cantidad de empresas de las que son accionistas o socios Víctor Bisonó, ministro de Industria y Comercio, con 27; Peter A. Prazmowski, director ejecutivo del Consejo Nacional de Competitividad, con 17; Miguel Decamps, ministro de Trabajo, con 14, y Sigmun Freund Mena, director de Alianzas Público-Privadas, con 11, de las cuales es socio en 4 y accionista en 7.

Por su parte, el ministro de Vivienda, Hábitat y Edificaciones, Carlos Bonilla Sánchez, figura en 8 empresas, en dos como accionista y en las 6 restantes como socio; mientras que José Manuel Vicente, ministro de Hacienda, es accionista en 7 empresas, y el ministro de Turismo David Collado y el de agricultura Limber Cruz, tienen acciones en 6 empresas respectivamente.

También figuran en el estudio Rafael Adolfo Pérez de León, director del Programa de Medicamentos Esenciales/Centro de Apoyo Logístico (Promese-Cal), con acciones en 5 empresas, y Biviana Riveiro Disla, directora ejecutiva del Centro de Exportación e Inversión de República Dominicana, con 3, de las que es fundadora del Grupo Legalia y accionista en las dos restantes.

Orlando Jorge Mera, ministro de Medio Ambiente, es accionista en dos empresas, y María Elena Vásquez, directora de la Comisión Nacional de la Defensa de la Competencia, en otras 2, en una como socia y en la otra como accionista.

El estudio reporta que figuran con acciones en una empresa Daniel Enrique Rivera, ministro de Salud; Deligne Alberto Ascención Burgos, ministro de Obras Públicas, y Rafael Jesús Féliz García, ministro de la Juventud.

Asimismo, se da cuenta de que tienen acciones en una empresa Carlos Ernesto Pimentel Florenzan, director de Contrataciones Públicas; Jefrey Rafael Lizardo Ortiz, director del Sistema Único de Beneficiarios, y Juan Alberto Mustafá Michel, director del Banco Nacional de Exportaciones.

La mentira tiene pata corta, dice la expresión popular, y por eso no llega lejos. Y la lanzada por el señor Lisandro Macarrulla en el almuerzo del Grupo de Comunicación Corripio casi ni se movió. Además de por la cojera natural de toda mentira, por lo demoledor de los resultados de este estudio, realizado con datos suministrados por los propios funcionarios.

La realidad no puede ocultarse: este es un gobierno de élite, y muy adinerada, por cierto, y por eso las políticas públicas que ejecuta van dirigidas a beneficiar a un pequeño grupo de amigos empresarios. Ni siquiera toman en cuenta a los de abajo de su propio Partido.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: