Sin categoría

Opinión 24/7: Radiografía de Comunicación Estratégica de David Ortiz Arias

Por Jhanel Ferreras

David Ortiz, sigue buscando terminar mal su hermosa carrera deportiva.

Los dominicanos debemos querer a David Ortiz tal cual como es él.

Si su paso por grandes ligas, no lo sacó de su cultura popular y barrial, nadie tiene derecho a reclamarle como él debe vivir.

Por su lado David Ortiz también debe respetar que los ciudadanos lo valoren y lo critiquen como a ellos les parezca, pues es una condición inevitable para los que alcanzan la fama, y es el alto precio que se paga por ello.

Ongito Waa, era delivery en la avenida España, cuando logro entrar al mundo de la música urbana, automáticamente su mentor RochyRD le ayudó a despojarse de la privacidad, y todo cuando hace es de dominio e interés colectivo. (A tal punto que Ongito, es más conocido y tiene mayor poder de convocatoria que todos los Ministros de la Juventud juntos)

David Ortiz, dentro del terreno es orgullo del deporte mundial, gloria del béisbol de US y América, ídolo en Boston, aunque fuera del terreno tiene dos condiciones proporcionalmente opuestas, por un lado, un notable colaborador de la salud y las causas medicas a niños y por el otro lado un prototipo delincuencial.

Aparentemente habla como capo, vive como capo, su vida es de capo y lamentablemente un capo intentó asesinarlo.. Entonces Algo anda mal con David Ortiz, si él no lo quiere ver, son sus problemas, ojala que cuando lo entienda, no sea demasiado tarde.

El atentado de Santo Domingo Este, fue una oportunidad para cambiar. ( Acaso David Ortiz no sabe, que quien intentó eliminarlo en el pasado, aún esté en prisión tiene las mismas herramientas de volverlo a ejecutar?)

Pablo Escobar, es una historia de enseñanzas para todos los que no conocen del mundo del narcotrafico. Él pagaba o eliminaba, y como escudo social usaba las donaciones caritativas a la ciudadanía. (Analicen los patrones y saquen cuenta.)

David Ortiz tiene que definirse, ó es Gloria del Deporte, ó es un modelo de Capo.

Ambas cosas, no podrá ser, que decida una de dos

El que entendió, entendió.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: