Opinión

¿Qué esperamos para aprender del deporte?

Por Néstor Estévez

Para el común de los humanos, el deporte es eso a lo que se dedica la gente musculosa o quienes disfrutan el sudar.

Una buena cantidad de gente encuentra en el deporte el chance para hacer apuestas y, posiblemente en conexión con ese proceder, otra buena cantidad ve en el deporte la oportunidad para, directamente o mediante alguien de su descendencia, “hacerse de cuarto”.

Lo real es que el deporte es mucho más que eso. Comencemos por recordar que el deporte tiene como base a la educación física. Y aunque no falta quien piensa que el tiempo empleado para educación física debiera ser dedicado a otra cosa, lo real es que en ella tenemos el soporte, no solo para la práctica de algún deporte, sino para mejorar la condición física, promover la buena salud, pero principalmente para sentar las bases que ayudan a formar al sujeto en su unidad y globalidad mediante la motricidad humana.

Pero todavía más, la educación física está directamente relacionada con el sentido de libertad que pueda llegar a lograr cualquier ser humano. En ella tenemos un componente fundamental para fomentar en las personas temas como la confianza y las competencias relacionadas con habilidades y destrezas que ayudan a enfrentar desafíos tanto individuales como colectivos.

En definitiva, en la educación física, asumida mucho más allá de una formidable base para la práctica de los deportes, tenemos una herramienta clave para formar integralmente a los individuos a nivel mental, físico y social.

Y ahora, ¿qué hacer con eso?

La República Dominicana vive un momento estelar en el ámbito deportivo. En los próximos días celebraremos la formalización de nuestro primer cuarteto en Cooperstown, con la exaltación de David Ortiz, quien se unirá a Juan Marichal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero en el Salón de la Fama del Béisbol.

Mientras esa fecha llega, lo ocurrido con la selección dominicana de fútbol sub 20 es un hito que eleva el orgullo por nuestros potenciales. Es la primera vez en la historia que nuestro país contará con representación en esa disciplina para unos Juegos Olímpicos y para un Mundial de la FIFA.

En los I Juegos Caribeños, en Guadalupe, la delegación de la República Dominicana ha culminado con una participación brillante, cosechando 18 preseas y ocupando el tercer lugar en el medallero, detrás de Puerto Rico y Cuba.

En Colombia, la representación de nuestro país acaba de lograr una memorable actuación en los XIX Juegos Bolivarianos Valledupar 2022. En la tercera ocasión en que República Dominicana participa en esta cita multideportiva ha logrado un total de 90 medallas, incluyendo 22 de oro, ocupando el sexto lugar.

Y por si faltara más, reparar en que Marileidy Paulino logró pasar, en solo un año, de debutante en los 400 metros a ser medallista olímpica de plata, encima de lo bien posicionada que está para la competencia mundial de atletismo de Oregón, Estados Unidos, es una especie de símbolo motivador para identificar potenciales, fijarnos metas, aprovechar oportunidades y avanzar de manera sostenible.

¿Por qué no asumir el verdadero y más sano, además de sostenible, sentido de la actividad deportiva? ¿Por qué no vincular los logros, individuales o colectivos, en el ámbito del deporte, a la formación integral que el entrenamiento físico implica para las personas? ¿Será que preferimos limitar nuestros enfoques a la dimensión meramente económica de la actividad deportiva?

Si la respuesta a la tercera pregunta es sí, resultaría deprimente que se desperdicie tanto potencial. Si la respuesta es no, entonces se trata de pasar del dicho al hecho y de medir, para mejorar, los resultados.

Si “mente sana en cuerpo sano” no ha sido suficiente para que aprendamos, otros lemas y métodos han de ser aplicados. La meta más inmediata ha de ser que logremos entender que existen tanto necesidad como oportunidad de cara a adquirir las competencias orientadas a ayudarnos a enfrentar desafíos individuales y colectivos.

Ahora, más que antes, urge aprovechar cada recurso para mejorar de manera individual y colectiva, como en la educación física y el deporte, a nivel mental, físico y social.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: